_MG_5158-HDR.jpg

SANT CUGAT

Los clásicos nunca mueren

Dirección creativa
MARIAodena Estudi
Superficie
350 m2
Fotógrafo
Pablo Avila

Igual que en el mundo de la moda se alaba lo clásico, en arquitectura e interiorismo ocurre lo mismo. En este proyecto apostamos por el estilo clásico, el que nunca pasa de moda y del que uno nunca se aburre.

 

Esta vivienda de estilo clásico, ubicada en la localidad barcelonesa de Sant Cugat, y rodeada de árboles y monte, cuenta con 350 m2 divididos en 3 plantas. En la reforma apostamos por mantener el espíritu inicial, pero modernizándola con materiales actuales y muy nobles.

 

En la planta sótano situamos la zona de servicios, donde se encuentran el parking, de 50 m2, el lavadero, la despensa, el trastero y la sala de máquinas. Sin duda, esta planta es un gran desahogo para el resto de la vivienda ya que permite disponer de mucho más espacio en el resto de plantas.

 

En la planta baja, al mismo nivel del jardín, encontramos la zona de día, rodeada de grandes ventanales con vistas a las altísimas palmeras que rodean la casa, así como a un fantástico magnolio. Antes de acceder a la vivienda, un amplio porche con arcadas nos recibe, equipado con un sofá y dos butacas de exterior. En el interior, espacios amplios y luminosos gracias a la luz natural que entra por toda la casa. En esta planta destacan la cocina, el salón y el comedor, los tres unidos. En el salón predomina la gran librería de obra con estantes y mueble de almacenaje, e integrando la televisión.

 

En el mismo espacio está la cocina, totalmente equipada. Es un lugar muy cálido que invita a ser vivido, gracias a su pared panelada de madera natural, donde se esconden nevera y congelador, además de múltiples armarios de almacenaje. Cuenta con una isla central lacada en el mismo tono que las paredes, y acabada con una mesa de madera listonada con pata de hierro para cuatro personas, ideal para el uso diario. En esta isla, la placa de inducción; y escondida en el techo, la campana, totalmente disimulada porque va enrasada en el techo. El material utilizado para las superficies de trabajo es porcelánico de la marca Dekton. Desde la cocina se accede al jardín a través de su segundo porche, cubierto por una gran pérgola de madera hecha con listones de madera, especialmente tratada para exterior. Este porche está equipado con una mesa de comer para ocho personas, además de una zona de estar con un sofá y dos butacas de exterior, y un espacio donde poner plantas y flores.

 

Esta misma planta cuenta con un baño totalmente equipado con una ducha, además de una habitación destinada a zona de juegos. Igual que en la planta sótano, se escogió un pavimento porcelánico.

 

De la primera planta, la zona de noche, nos gusta destacar los techos inclinados y los grandes ventanales apaisados de las habitaciones principales, lo cual aporta una sensación muy acogedora. Un gran distribuidor con zona de lectura nos recibe y nos lleva a las distintas habitaciones: el gimnasio, el despacho, un baño completo, la habitación principal y la segunda habitación. En esta planta, a diferencia de la planta inferior, quisimos utilizar como pavimento la madera, para dar más calidez.

 

La habitación principal, en suite, cuenta con un gran baño, equipado con bañera exenta y ducha. Nos gusta especialmente la iluminación de este espacio, ya que al tener mucha luz exterior, escogimos una gran tira de luz led indirecta y tenue, escondida en el cortinero del techo, que nos ilumina la zona del lavamanos y el interior de la ducha.

 

La segunda habitación, también en suite pero diseñada para niños, cuenta con un amplio vestidor que nos da paso al baño, este equipado con una ducha con alacena y ventana translúcida. Esta habitación en suite tiene un escritorio justo debajo de las ventanas, además de mucho espacio donde poder jugar libremente con los juguetes.

 

Además de las dos habitaciones principales, en la primera planta también quisimos tener una zona de trabajo, tan útil para estos tiempos en los que el teletrabajo impera en la mayoría de empresas. Este espacio, totalmente diáfano, lo quisimos equipar con lo justo y necesario, un escritorio y una librería, y que no hubiera un exceso de elementos de distracción. Justo enfrente, la zona del bienestar, una habitación donde practicar pilates y demás ejercicios para estar fit.

 

Rodeando la vivienda, un fantástico jardín con césped natural y grandes árboles, además de una piscina en la parte trasera para tener más intimidad. Destaca la piedra natural en la fachada, jugando con las ventanas de aluminio de color marrón.